Edición N° 417 - Enero 2018

Los sobresalientes de la región Asia Pacífico de los LafargeHolcim Awards 2017

 

Los ganadores de los premios LafargeHolcim Awards 2017 para Asia Pacífico se han anunciado en Kuala Lumpur, Malasia, el pasado noviembre.

La quinta versión atrajo a 5.085 participantes de 121 países. Con tantas entradas, la competencia se lleva a cabo en cinco regiones. Los primeros premios regionales se otorgaron para el Medio Oriente de África, seguidos por Europa, América Latina, América del Norte y ahora Asia Pacífico.

Los ganadores en los cinco premios regionales califican para el Global Holcim Award 2018 que se decidirá en marzo próximo.

 

Una región en transformación

Los proyectos relacionados con la construcción de comunidades, el fomento de la educación y el tratamiento de las cuestiones relacionadas con el agua dulce y las aguas residuales se destacaron en la regional Asia Pacífico de la competencia internacional LafargeHolcim 2017. “En el primer ciclo todo parecía diferente en todas partes de esta región”, dijo el arquitecto Donald Bates, presidente del jurado de los Premios LafargeHolcim 2017 para Asia Pacífico y catedrático de Diseño Arquitectónico en la Facultad de Arquitectura, Edificación y Planificación de la Universidad de Melbourne, Australia y quien ya había presidido el jurado de la competencia internacional en el 2005. “El enfoque de la construcción sostenible ha cambiado rápidamente, la calidad de las presentaciones ha mejorado enormemente”, señaló, y mencionó que el jurado estaba al tanto de su gran responsabilidad no solo hacia los autores de los cerca de centenares de proyectos que pasaron por todos los pasos de verificación, sino también hacia el proceso de transformación en Asia Pacífico: “Esta región es la más diversa en los concursos ya que incluye la mayor cantidad de ciudades y pueblos más pequeños del mundo”. Un  ejemplo de esta evolución fue ilustrado por el ganador del primer premio Próxima Generación que investiga una transformación de aldea participativa en China durante un período de 20 años. Fei Yu y Mengyuan Zhu, estudiantes de la Universidad Southeast en Nanjing, China, sugieren intervenciones integrales para modernizar una aldea rural y brindar a los residentes oportunidades en la industria y el turismo para que no tengan que buscar su sustento en las ciudades o incluso motivar a emigrados a regresar”

“Estamos orgullosos de haber otorgado premios a una serie de proyectos que mejoran las vidas de las personas a través de intervenciones arquitectónicas y urbanas de diversas escalas”, resumió Edward Schwarz, gerente general de la Fundación LafargeHolcim para la construcción sostenible.

 

Los destacados

Los principales galardones, Oro, Plata y Bronce, fueron para (en este orden) los proyectos Conejo blanco-hogar para niños marginados en India; Microlibrary-Centro de aprendizaje en Indonesia; y Universidad flotante-Campus de la Universidad BRAC en Dhaka, Bangladesh.

En tanto los premios Reconocimiento, lo llevaron las presentaciones: Arcos catenarios-Ayuntamiento de Ban Chang, Tailandia; Cultivo de base-Centro de entrenamiento para la agricultura orgánica en Parung, Java Occidental, Indonesia; Maximice el mínimo-Regeneración urbana Baitasi, Beijing, China; y Colectivo de agua-Espacio público multifuncional, Thecho Nepal.

En cuanto al premio Próxima generación, el podio (del primero al cuarto lugar) fue para los trabajos De baja altura y alta densidad-Transformación participativa de la aldea Guming, cerca de Nanjing, China; Sagrado y profano-Infraestructura de tratamiento de agua en Varanasi, India; Centro escolar de entrenamiento vocacional en Ruteng, Indonesia; y Meta (bio) lismo-Explorando ecosistemas resilientes,  Taichung,  Taiwán.

El premio LafargeHolcim Building Better Recognition, que se entrega desde esta edición, en la regional Asia Pacifico lo obtuvo el Colectivo de posguerra-Biblioteca comunitaria y recuperación social, en Ambepussa, Sri Lanka, proyecto que obtuviera el LafargeHolcim Bronce  para Asia Pacífico en el  2014 y el Global LafargeHolcim Awards Plata en el 2015.

 

El jurado

Al tribunal de nueve miembros se les pidió seleccionar a los ganadores en base a cinco “aspectos” que “tienen por objeto aclarar los principios para el mantenimiento del hábitat humano para las generaciones futuras”. 

Reunidos en la Escuela de Diseño de Melbourne (MSD) en Australia, quienes eligieron  los proyectos ganadores fueron Donald Bates (presidente) y Jay Sanjayan, de Australia; Doreen Heng Liu, de China; Nirmal Kishnani, de Singapur; Marc Angélil y Guillaume Habert, de Suiza; Emmanuel Garcia, de Francia; Rahul Srivastava, de India; J. Meejin Yoon, de Estados Unidos.

 

La competencia internacional

Los premios LafargeHolcim Awards son mucho más que bellos edificios.

Cada tres años, la Fundación LafargeHolcim para la Construcción Sostenible otorga  dos millones de dólares en premios en lo que ellos consideran “la competencia internacional más importante del mundo en diseño sostenible”.

Los criterios de los premios son tan desafiantes como el objetivo de la sostenibilidad en sí misma. La competencia busca proyectos en una etapa avanzada de diseño, obras no terminadas. Reconoce diseños que van más allá de los estándares actuales, muestra respuestas sustentables a problemas tecnológicos, ambientales, socioeconómicos y culturales que afectan la construcción contemporánea y ofrece soluciones verdaderamente visionarias a la forma en que construimos.

La región Asia Pacífico es particularmente diversa en términos de culturas, países y climas. Esto se reflejó en los cientos de proyectos presentados.

El miembro del jurado Marc Angelil, profesor de Arquitectura y Diseño en el Instituto Federal Suizo de Tecnología (ETH Zúrich), destacó la alta calidad de las presentaciones: “La sostenibilidad se ha vuelto completa, sistemática y específica: ¡tiene que ofrecer una participación verdaderamente especial para destacarse!”

 

Fuente

www.lafargeholcim-foundation.org

 

El Oro llevó el Conejo Blanco

Un hogar para niños marginados en un sitio urbano restringido

Los ganadores del LafargeHolcim Oro presentaron otra intervención pequeña pero poderosa: el Conejo Blanco (White Rabbit) un alojamiento para niños huérfanos en Thane, India.

Neha Rane y Avneesh Tiwari de at Architecture, en Mumbai, crean un refugio seguro para los niños y sus cuidadores en un edificio compacto con una forma vertical juguetona que se adapta a las necesidades de sus usuarios.

Los autores del proyecto planean reemplazar un albergue inaceptablemente deficiente para niños marginados en Thane, una ciudad en el oeste de India;  con un concepto de construcción bien desarrollado y un diseño claramente evidente para los más pequeños, los arquitectos adoptan la sostenibilidad arquitectónica y social. El centro también alberga actividades comunitarias para personas mayores, capacitación para el desarrollo de las mujeres y una guardería. “La propuesta va más allá de la sostenibilidad social para incluir tecnología de construcción pasiva, medidas de diseño innovadoras y un modelo económico viable”, elogió el jurado.

 

Un hogar para 30 niños

Este edificio reemplaza su instalación existente que tiende a inundarse y carece de ventilación. La propuesta reacciona al sitio restringido al dejar un vacío para la ventilación en la parte posterior del sitio, lo que hace que el aire se proyecte hacia arriba y proporcione luz indirecta.

Las persianas de terracota se conciben como andamios de vegetación que pueden ayudar a enfriar el interior y proporcionar una oportunidad de negocio pequeño para cosechar verduras. La planta baja elevada alberga servicios para mujeres y ancianos y los pisos superiores están reservados para los niños y sus cuidadores. Que este es principalmente un espacio para niños se refleja en el diseño lúdico sensible a su escala y percepción.

El jurado tomo al proyecto con el enfoque similar  a “Alicia en el país de las maravillas” que  recrea a través de los ojos de los niños un pequeño edificio urbano. La forma de construcción compacta y peculiar, sin embargo, logra una sensación de generosidad espacial a través de la inclusión de un vacío vertical central para la circulación de luz y ventilación. La propuesta va más allá de la sostenibilidad social, incluye  tecnología de construcción pasiva, medidas de diseño innovadoras, y un modelo económico viable.

 

Explicaciones del autor sobre la sostenibilidad del proyecto

Apilamiento / planificación

La planta baja del centro se mantiene abierta para acomodar actividades comunitarias para personas mayores, una guardería, capacitación para el desarrollo de la mujer, etc. El espacio está planeado como una galería que se abre a un patio privado en el lado norte y en parte se abre a carriles contiguos los otros tres lados, sombreados por el saliente del primer piso. El piso intermedio dedicado a las áreas para dormir de los niños es más cerrado para crear un ambiente seguro y personal. Protegido por una fachada de ventanas instaladas en el vivero operable en el sur, se proporcionan bandas recreativas hacia el este y el oeste con el lado norte que se abre hacia el patio privado de abajo. La planta superior alberga todos los espacios de almacenamiento, áreas de estudio y el lugar para dormir del cuidador. Alberga el espacio de vida de los niños debajo del sol directo.

 

La estructura

La fachada norte es una pared muerta compartida con una casa contigua, por lo que se planean todos los servicios contra ella, manteniendo abierta la envoltura restante para la ventilación. Un vivero vertical se planta en el sur para proteger las áreas de la vivienda del calor abrasador. También funciona como una industria de pequeña escala que genera rendimientos en la forma del 15 por ciento del costo de mantenimiento del centro. Este vivero está instalado en persianas de terracota ajustables, lo que facilita el acceso y el mantenimiento de las plantas. Los toldos, hechos de delgadas placas plegadas de hormigón, en el este y el oeste se usan como áreas recreativas privadas convirtiéndolos en estaciones de juego, muebles, etc., lo que le da al centro 25m2 adicionales de área utilizable. El patio central ayuda con el enfriamiento pasivo y la luz natural, reduciendo la carga de energía operativa.

 

Eficiencia de construcción

Los rellenos de pared consisten en bloques huecos de terracota diseñados a medida con un lado abierto para usar como estantes. Elaborados por una fábrica de terracota en un barrio marginal vecino, este nuevo sistema de construcción ayuda a involucrar a los artesanos locales.

Las estructuras que soportan la carga (columnas, losas, escaleras, etc.) están hechas de concreto lo que las hace libre de mantenimiento y ayuda a consumir la menor cantidad de superficie en comparación con cualquier otro material de construcción. Se utiliza una balsa en lugar de zapatas aisladas, creando un volumen subterráneo adicional al costo nominal de retener las paredes periféricas, con este espacio utilizado como un tanque de recolección de agua de lluvia de 55.000 litros.

El patio y la escalera que conducen al primer piso se fusionan para formar un pabellón escalonado lúdico que actúa como una extensión del espacio de la comunidad.

 

Fuentes

www.lafargeholcim-foundation.org

www.world-architects.com/es

 

 

Una microlibrary en Indonesia logró el LafergeHolcim Plata

Con el concepto de ruina urbana moderna,  la microbiblioteca y centro de aprendizaje Fibonacci, en el parque Talam Kolam de Bandung, Indonesia, tiene como objetivo aumentar la alfabetización al ofrecer espacios atractivos para la lectura

 

La promoción y diseminación del conocimiento es un tema recurrente en los premios LafargeHolcim y se reiteró dentro del proyecto  del estudio SHAU  de Bandung, Indonesia, del arquitecto Florian Heinzelmann y  la arquitecta Daliana Suryawinata.

Su pabellón en un parque es tan minimalista como bien concebido, proporcionando no solo una biblioteca pública, sino también instalaciones de almacenamiento, baños públicos y una sala de oración (mushola). “El proyecto está abierto por todos lados al parque que lo rodea, invitando a la comunidad a entrar y explorar; construye un hito territorial que refuerza la alfabetización y define a la comunidad “, dijo el jurado.

La propuesta es parte de un proyecto más amplio para construir una red de bibliotecas en todo el país. Será la cuarta completada por el grupo, cada uno con un diseño único y específico del sitio.

Esta estructura del pabellón se basa en cuatro espirales de columnas que definen espacios cerrados más pequeños para el almacenamiento, los baños y una sala de oración. El resto del espacio cubierto está completamente abierto al parque.

El techo verde, musgo, y la alfombra verde del piso, césped artificial, vegetación natural y artificial para extender el parque dentro del edificio que también se usará para albergar eventos relacionados con las artes y la artesanía.

El jurado quedó impresionado por la visión del proyecto de una red de bibliotecas en Indonesia. Especialmente convincente es la especificidad de cada proyecto individual. Cada edificio responde a las necesidades de la comunidad local y el contexto urbano. Aquí, el proyecto se abre por todos lados al parque a su alrededor, invitando a la comunidad a entrar y explorar. Este es un enfoque nuevo para la biblioteca, por lo general, un entorno cerrado y enrarecido.

 

Micro biblioteca como un programa para empoderar a los usuarios. Precisiones de los autores

En el 2012, iniciamos el programa Microlibrary, con una misión: hacer que el aprendizaje sea atractivo y alcanzable para Indonesia y más allá. Aunque el pronóstico económico para Indonesia es optimista, la infraestructura actual no permite mejorar su Índice de desarrollo humano. Los estudiantes ansiosos de aprendizaje se ven obstaculizados por la falta de instalaciones; las bibliotecas están lejos de ser populares.

El papel del bello diseño puede hacer que ellas sean atractivas de nuevo. En lugar de ubicar las bibliotecas en los centros de las ciudades, ¿por qué no acercarlas a los hogares?

 

De archivo a arte: diseño paramétrico con técnica de construcción local

La pregunta es cómo diseñar y construir dentro de un simple entorno de construcción manual centrado en el trabajo. En lugar de “archivo a fábrica”, se buscó una solución de “archivo a arte”. El modelo de saltamontes paramétrico utiliza elementos de construcción estandarizados (la estructura de nervadura) de forma flexible para generar variaciones de diseño en términos de la cantidad de nervaduras, número, orientación, y disposición de las salas en espiral, la altura del edificio, las dimensiones de las nervaduras. Para el material, se utilizan paneles aislados con hormigón proyectado. Aquí el hormigón se pulveriza sobre una base revestida con una malla metálica. En este caso, brinda la oportunidad de construir una construcción liviana que reduzca la carga sobre la base y, por lo tanto, el uso de material. El método cast in situ (moldear en el lugar) también resuelve el problema logístico de transportar costillas prefabricadas al sitio.

 

Nueva naturaleza: ruina urbana moderna en el exuberante parque verde (landscape = furniture = structure)

Con el concepto de ruina urbana moderna en el frondoso parque de Taman Kolam, se utilizan costillas de hormigón curvo con diseño paramétrico para sostener un techo ligero con un acabado de textura de musgo. La estructura debe coexistir con la naturaleza y los árboles, proporcionando espacios de lectura únicos al aire libre pero a la sombra, entre el mushola, el quiosco y los baños que se encuentran en las habitaciones en espiral.

Estar situado dentro de un parque, tener un pabellón abierto de todos lados por donde uno puede ingresar desde cualquier dirección es contextual y relevante. Cuestionamos la idea modernista de la separación funcional de los elementos constructivos y, por lo tanto, las columnas hechas de nervios se diseñaron con un radio mayor para alojar múltiples programas.

En ese sentido, el conjunto en espiral de las costillas es un híbrido de estructura, requisitos funcionales y mobiliario fijo. Al experimentar con varias opciones de  cómo ingresar (haciendo una puerta entre las costillas parecía incómodo), se encontró la matriz de columnas en espiral, de ahí el nombre Biblioteca de Fibonacci*.

 

_________________

(*) Leonardo de Pisa, Leonardo Pisano o Leonardo Bigollo (c. 1170 - 1250), también llamado Fibonacci, fue un matemático italiano, famoso por haber difundido en Europa el sistema de numeración actualmente utilizado, el que emplea notación posicional (de base 10, o decimal) y un dígito de valor nulo: el cero; y por idear la sucesión de Fibonacci (surgida como consecuencia del estudio del crecimiento de las poblaciones de conejos). El apodo de su padre era Bonacci (de bien intencionado), por lo  recibió póstumamente el apodo de Fibonacci  (por filius Bonacci, hijo de Bonacci).

 

Fuente

www.lafargeholcim-foundation.org

 

 

El Bronce fue para una universidad flotante en Bangladesh

El proyecto del campus de la Universidad BRAC del estudio WOHA de Singapur, con los arquitectos Mun Summ Wong  y Richard Hassell al frente, tiene como objetivo introducir edificios y espacios abiertos en terrenos pantanosos recuperados en Dhaka, Bangladesh

Diseñaron un edificio universitario que flota en un estanque, y el diseño general permite la limpieza del estanque. El agua misma se regenera en un estanque de bioretención Con fachadas de jardines verticales, paneles fotovoltaicos y ventilación controlada, este proyecto podría convertirse en un punto de referencia para la sostenibilidad en la región de Asia Pacífico. “La sostenibilidad está profundamente integrada en el diseño del edificio, desde la zonificación térmica hasta reducciones significativas en el uso de energía y agua y se concibe como un proyecto de rejuvenecimiento más grande para la ciudad”, declaró el jurado.

 

Informe del jurado

Este proyecto logra lo imposible: agrega espacios construidos y abiertos a la ciudad. Trabajando con el cliente, la Universidad BRAC (administrada por la oenegé Building Resources Across Communities), el equipo del proyecto propone un edificio que flota sobre el estanque. Primero, el agua misma se remedia en un estanque de bioretención. Abajo, el nivel básico del proyecto, está abierto al público. Arriba, el pensamiento sostenible impregna el diseño del edificio de la universidad. Parasoles y fachadas verdes optimizan el clima interior, reduciendo la demanda de refrigeración en un 40 por ciento. El reciclaje de agua y la recolección de agua de lluvia reducen su uso en casi un 50 por ciento. Los paneles fotovoltaicos y la apicultura transforman el techo en un entorno productivo. En total, las áreas verdes cubren más superficie que el área de todo el sitio.

Cuando se construya este proyecto, el jurado cree que establecerá un nuevo punto de referencia para la sostenibilidad en Asia. La rápida urbanización ha deteriorado los cuerpos de agua y los hábitats naturales de Dhaka. El diseño remedia un área natural y lo abre de nuevo a la ciudad. Sitúa el edificio de una manera que permite que tanto la universidad como el público habiten el sitio. La sostenibilidad está profundamente integrada en el diseño del edificio, desde la zonificación térmica hasta serias reducciones en el uso de energía y agua. Particularmente encomiable es la forma en que un solo edificio se concibe como un proyecto de rejuvenecimiento más grande para la ciudad.

 

Promover el bienestar humano y la comodidad en el entorno construido

La misión de la Universidad BRAC es fomentar el proceso de desarrollo nacional a través de la creación de excelencia en la educación superior que responda a las necesidades de la sociedad. El diseño responde con un entorno propicio para el aprendizaje y la interacción humana. Las estrategias incluyen: acceso a luz natural y ventilación: control directo del usuario final del entorno del aula. Accesibilidad universal para todos. Transiciones de interior a exterior: el edificio no está sellado herméticamente y tiene aire acondicionado, pero ofrece una variedad de espacios. El paisaje es un entorno inspirador, estimulante y biofílico con una fuerte conexión con su entorno natural. El 250 por ciento de la huella del sitio es espacio para la interacción social y es accesible e integrado con el vecindario circundante.

 

Mejorando la biodiversidad urbana

La rápida urbanización de Dhaka ha resultado en el desplazamiento de los cuerpos de agua, vegetación, vida silvestre y espacios cívicos abiertos de la ciudad, lo que resulta en un ambiente polvoriento y hostil.

El nuevo campus tiene como objetivo devolver parte de la biodiversidad perdida a la ciudad a través de jardines verticales (grandes columnas cubiertas de plantas y epífitas) y jardineras apiladas en el este y el oeste (formando un dispositivo de sombreado de fachada intrínseco) que atraen insectos y otros animales y mejoran la calidad del aire. Un césped en el techo y árboles frutales que atraen abejas polinizadoras, forman un hábitat de aves y producen fruta para consumo. Las características del agua que recrean un ecosistema con plantas locales, formando un hábitat que respalda la biodiversidad. Y las áreas verdes proporcionan un 127 por ciento total de la huella del sitio.

 

Reducir el desperdicio, ahorrar energía y agua

Todos los desechos orgánicos creados en el campus se compostan para el mantenimiento del paisaje. El edificio usa Adaptive Thermal Comfort usando siete modos de enfriamiento/ventilación, ajustando el edificio al clima local, que incluyen brisas mejoradas, velocidad del aire elevada, nebulización seca, ventilación híbrida templada, optimizando el aire fresco. La zonificación térmica optimizada y la mejora pasiva -parasoles, fachadas plantadas, cubierta del techo- de la envoltura del edificio da como resultado una reducción del 40 por ciento en la demanda. El techo solar de 6.900 m2 con 1600 KW aporta el 18,5 por ciento de la energía requerida. El reciclaje de agua, da una reducción del 46,5 por ciento en los diversos usos.

 

Fuente

www.lafargeholcim-foundation.org

 

 

Premios de Reconocimiento en beneficio de las comunidades

En la quinta edición de los LafargeHolcim, cuatro proyectos en cada región reciben un premio de Reconocimiento. Ellos fueron proyectos para Nepal, Tailandia, China e Indonesia.

 

Colectivo de agua-Espacio público multifuncional

Un equipo del  Instituto Tecnológico de Massachusetts  en Cambridge, liderado por  Miho Mazereeuw, ha diseñado un edificio multifuncional resistente a los terremotos para el almacenamiento de agua y el uso público flexible en la localidad de Thecho, en Nepal.

La nueva estructura restaura y mejora un histórico Paati.

Los Paatis son recordatorios de una sociedad benevolente que construyó estas pequeñas casas de descanso en todo el valle de Katmandú para los viajeros cansados. Hoy, estos arquetipos arquitectónicos urbanos siguen siendo un punto focal esencial para sus comunidades, en uso como descanso, reunión pública y espacios de celebración religiosa. Desde el terremoto de 2015, muchos tienen una necesidad desesperada de reparación y revitalización. Este proyecto restaura cuidadosamente las columnas de madera talladas de 100 años e inserciones religiosas del Paati central en Thecho, mientras lo envuelve en una nueva vida. El nuevo edificio rinde homenaje a la arquitectura Newari tradicional a través de sus ángulos y ritmos de la estructura y detalles de madera, mientras trata la infraestructura de agua de hormigón como una escultura moderna tallada y moldeada para diferentes usos.

Las mujeres en Thecho a menudo pasan más de cuatro horas al día buscando agua potable dado que el sistema municipal lo proporciona a medias. Al trabajar directamente con Thecho Mahila Jagaran Women’s Saving & Credit Cooperative y el Lumanti Support Group for Shelter (una organización dirigida por mujeres), este proyecto refuerza las oportunidades de emprendimiento para las mujeres del pueblo.

A través de la arquitectura del nuevo edificio, este proyecto puede recolectar agua de lluvia, agua de pozo y agua municipal contaminada y filtrarla a través de un sistema de filtración de bioarena personalizado. El sistema de agua es la base literal de la nueva estructura, mientras que diferentes usos de agua se realizan desde diferentes alturas, empujando y tallando las paredes del tanque principal. El tanque está esculpido de modo que si hay un terremoto, el agua potable se prioriza a través de la altura del nivel del agua. El zócalo asegura que las aguas residuales se recarguen en el suelo. Al integrar múltiples fuentes de agua y al centrarse especialmente en la recolección de agua de lluvia mediante la forma del techo, este proyecto se convierte en un piloto escalable para una región que lucha por tener acceso a agua limpia todos los días. 

El jurado consideró que el diseño es altamente encomiable al proporcionar un espacio igualmente adecuado para la vida cotidiana y los tiempos de crisis. De la necesidad de proporcionar infraestructura básica, produce espacio social, aprovechando el papel tradicional de la recolección de agua como actividad social. Su sostenibilidad social se ve reforzada por sus operadores: una cooperativa local de mujeres, cuyo control sobre el agua tendrá un efecto empoderador. En una región que lucha por brindar acceso al agua potable, la solución social e infraestructural también es altamente transferible.

 

Maximizar el mínimo-Regeneración urbana Baitasi

El proyecto fue presentado por Yue Zhang,  Liying Wu, Peiming Li, Cong Nie, Mengxing Cao, y Yu Wang de la Universidad de Tsinghua, Escuela de Arquitectura, Beijing; y Shimeng Hao - Universidad de Ingeniería Civil y Arquitectura de Beijing (Bucea), Escuela de Arquitectura y Planificación Urbana, Beijing, y ofrece un conjunto de estrategias para la regeneración del vecindario histórico Baitasi en el distrito del centro oeste de Beijing.

Al cuestionar el resultado de los procesos normativos de urbanización en China, que a menudo se basan en el desalojo de poblaciones locales y la sustitución de edificios existentes por nuevas construcciones, el esquema propuesto faculta a los interesados locales y residentes vulnerables en el sitio a mejorar ellos mismos la infraestructura y los servicios públicos. Se persigue el concepto llamado “máximo-mínimo” que promueve la implementación de medios mínimos para obtener el máximo efecto. Se agregará una nueva cubierta de patio de poca altura dentro del tejido construido a través de programas piloto para aumentar la densificación sin una construcción de gran altura.

El jurado apreció el objetivo del cliente de apoyar a las poblaciones de bajos ingresos en su esfuerzo por permanecer en el sitio, y esto dentro de un contexto económico marcado por una gentrificación desenfrenada. Se valoraron los métodos utilizados para identificar las necesidades de los habitantes mediante entrevistas puerta a puerta, registro formal y reuniones participativas, necesidades que luego se tradujeron en propuestas integrales para mejorar la infraestructura, los servicios públicos y los espacios de vida. Vista con gran estima la idea de que toda la construcción física, generalmente basada en microescalas y en intervenciones descentralizadas, se llevará a cabo de manera tal que respete el tejido histórico, sin convertir el vecindario en un museo al aire libre o una atracción turística. En cambio, el proyecto tiene como objetivo la regeneración del tejido social y físico existente para crear una comunidad que vive por y para el pueblo.

Respondiendo al impacto contextual y estético, el proyecto explora las tecnologías prefabricadas microcentrales, descentralizadas, en planificación y diseño, para proteger el entorno físico histórico como máximo. Y las unidades de vivienda piloto también se adaptan bien al modulo de arquitectura local tradicional, tanto en el plano como en la sección, y hacen una contribución positiva a la expresión cultural.

El proyecto exhibe sus preocupaciones de bajo consumo y ahorro de energía al densificar el uso de la tierra, fomentar el transporte público, aumentar el aislamiento de la pared, cambiar las puertas y ventanas viejas, etc. Los rellenos del sistema modular y de alcantarillado sanitario también reducirán el riesgo de contaminación ambiental.

 

Cultivo de base-Centro de entrenamiento para la agricultura orgánica

Los arquitectos de pppooolll studio, Kamil Muhammad y Brahmastyo Puji, de Yakarta, Indonesia, planean promover la agricultura orgánica en la zona rural de Java  con un centro de capacitación para jóvenes agricultores.

La organización no gubernamental sin fines de lucro Urban Poor Consortium (UPC), con sede en Indonesia, adquirió una parcela de tierra en el borde de una aldea existente para proteger a los agricultores locales de un desalojo inminente.

Con el apoyo de los interesados locales, se hicieron planes para transformar las tierras agrícolas existentes en un centro de capacitación para jóvenes agricultores interesados en promover la agricultura orgánica. Parte de la iniciativa es recolectar materiales locales, como el bambú, que abunda en la zona, con el fin de erigir una serie de instalaciones agrícolas y de capacitación en el lugar.

Tres aspectos del proyecto se destacaron durante el proceso de deliberación del jurado. En primer lugar, el jurado valoró mucho la idea de utilizar la propiedad, en este caso, la compra de un terreno, como una forma de contrapeso al desarrollo inmobiliario sin restricciones que con mayor frecuencia compromete la tierra agrícola en favor del crecimiento urbano. En segundo lugar, el objetivo de la iniciativa de promover la agricultura orgánica, incluyendo medidas para controlar la gestión del agua en el sitio y mejorar la fertilidad del suelo utilizando métodos sostenibles de agricultura como un vehículo para alentar la agricultura como profesión para los miembros jóvenes de la comunidad. En tercer lugar, destacó que los conceptos mencionados anteriormente dejaron su huella en el dominio de la construcción sostenible, a saber, la idea de utilizar materiales locales, incluido el bambú, para la construcción de nuevas estructuras. Considerándolo todo, el proyecto demuestra que la sustentabilidad puede aplicarse a una amplia gama de desafíos contemporáneos, ya sea en agricultura, derecho a la tierra, gestión del agua, construcción comunitaria o construcción.

Todo el bambú utilizado fue cosechado de sitios que fueron plantados hace casi 20 años. La especie dendrocalamus asper es nativa del sudeste de Asia y es adecuada para ser utilizada tanto como miembros estructurales como para el acabado. El material del techo “hateup” (hojas forradas de palmeras de azúcar) también es de origen local, comprado a los artesanos locales. Esta familiaridad material y la tecnología apropiada permiten una participación genuina en la construcción y el diseño por parte de la comunidad.

La alta tasa de precipitación y las limitaciones presupuestarias obliga a centrarse en el uso del techo como el principal movimiento arquitectónico, ya que tiene la intención de cubrir un área lo más grande posible para recoger el agua de lluvia para la cosecha. El sitio se encuentra en una ladera inclinada, lo que permite el movimiento natural del agua para el almacenamiento de agua de lluvia destinada a regar la granja, y permitir la limpieza y el lavado en el centro de capacitación.

En respuesta al presupuesto limitado, la estrategia de construcción temprana de techos es para permitir flexibilidad en la construcción de las paredes y pisos, más tarde. Y también mantiene el área sombreada no solo para las personas, sino también para las manadas de animales.

Los edificios solos no serán suficientes para que los programas funcionen. La opción de usar bambú y comenzar una granja orgánica son ideas que se desarrollaron para permitir la inclusión y el acceso de los miembros locales de los pueblos, la universidad y las organizaciones relevantes. Se trabajó con Universitas Parahyangan en el desarrollo del prototipo para la estructura de bambú hiperboloide para la sala comunitaria; con un pequeño emprendimiento agrícola, a fin de desarrollar un enfoque de agricultura orgánica, en conjunto con la comunidad, no solo para producir alimentos para el consumo, sino también para la venta  y los ingresos se usarán para mantener el centro.

 

Arcos catenarios- Ayuntamiento de Ban Chang

Nathan Mehl y Boonserm Premthada (autor principal) de Bangkok Project Studio, Tailandia, sugiere un centro comunitario en Rayong, Tailandia, que multiplica las oportunidades de actividades culturales y comunitarias en la aldea. El edificio es una serie de arcos catenarios de concreto que se curvan en diferentes direcciones.

El jurado disfrutó de la alegría de este pabellón surrealista. Al multiplicar las posibilidades de actividades culturales en la aldea, se fomenta un mayor sentido de participación comunitaria. También encomiable es el activismo que ha impulsado el proyecto. Los líderes comunitarios y los arquitectos han trabajado juntos para obtener apoyo para el proyecto por parte de los locales y el sector público. Este proceso ha integrado el nuevo edificio dentro de la comunidad antes de que comience la construcción. A través de esta participación, es claro que la construcción imaginativa se encontrará con usos igualmente imaginativos.

El proyecto comenzó a partir de las voluntades locales para invertir el Fondo de Desarrollo Energético en un hito de la ciudad en lugar de gastar en un festival anual que no benefició a las generaciones futuras. El hito ecológico revitalizará el turismo; estimulará la economía de la comunidad atrayendo visitantes a nivel local e internacional.

El ayuntamiento utiliza la ceniza volante, los residuos de la combustión de carbón de la planta de energía cercana como mezcla de concreto para obtener la eficiencia del rendimiento del concreto. Reduce el uso de cemento y aumenta la resistencia y la durabilidad para la construcción junto al mar que requiere resistencia a la corrosión por ácido y sulfato. Disminuye los costos de mantenimiento y el riesgo de agrietamiento debido a la mayor tasa exotérmica que el concreto habitual. El uso de cenizas volantes responde a la política gubernamental de reutilización de residuos en lugar de colocar en los vertederos, aminorando el riesgo de contaminación del suelo, agua y aire. Menos uso de cemento también conduce a una menor destrucción de la montaña de piedra caliza.

La construcción del ayuntamiento merma la contaminación y preserva los recursos naturales al transformar las cenizas volantes en un hábitat amigable con el medioambiente para los seres humanos, las plantas y los animales.

El ayuntamiento fue diseñado para activar la conciencia de “vivir con la naturaleza a través de la realización de la superposición entre el volumen de aire y el espacio vacío”. La cúpula en forma de catenaria amplifica las voces para el salón de actos. Las formas repetitivas funcionan como estructura y maceta, mientras que las paredes trazadas en forma de bambú expresan delicados sentimientos de artesanía. Percibir varios colores de las paredes estimula el sentido energético, atrayendo a la gente a entrar. La estética surge de pulir la basura en diamantes.

 

Fuente

www.lafargeholcim-foundation.org

 

Premios Próxima Generación: el futuro está en sus manos

La quinta edición de los LafargeHolcim-Asia Pacífico, como es habitual, otorgó cuatro en la cada vez más popular categoría de Próxima Generación para estudiantes y profesionales de hasta 30 años, la cual busca proyectos visionarios e ideas audaces y brinda a los jóvenes profesionales una exposición pública y una plataforma para obtener reconocimiento.

 

De baja altura y alta densidad en China-Transformación participativa de la aldea

El primero fue para  Mengyuan Zhu y su equipo de la Universidad de Sudeste, que desarrolló un modelo para transformar y revitalizar el pueblo de Guming cerca de Nanjing.

El proyecto para la regeneración de la aldea de Guming, a 20 km al oeste de Nanning, China, ofrece un modelo para una forma socialmente apropiada y económicamente sólida de transformación urbana ascendente de las comunidades rurales de todo el país. La mejora gradual del tejido vecinal existente, combinada con nuevas intervenciones cuidadosamente integradas, va de la mano con medidas económicas que garantizan, a través de la participación de los interesados, un desarrollo sostenible del espacio físico y social de la aldea.

La propuesta, según el jurado, ofrece pruebas de cómo la modernización podría evolucionar en el contexto de una aldea rural, sin recurrir a estrategias de tabula rasa. Por el contrario, se da el debido respeto a las morfologías de construcción tradicionales, al mismo tiempo que se permite mejorar el tejido construido y mejorarlo técnicamente en el tiempo. El proyecto ofrece un discurso sobre cómo cerrar la brecha entre la preservación histórica, por un lado, y la necesidad de modernizarse, por el otro. El jurado aplaudió las medidas tomadas para promover una forma de habitación basada en estructuras de baja altura y alta densidad, en oposición a las respuestas de gran altura y alta densidad, que bien podría evolucionar como un modelo transferible para la futura urbanización en general, ya sea en China u otras regiones del mundo.

 

Sagrado y profano en India-Infraestructura de tratamiento de agua

El segundo premio fue para  Vedhant  Maharaj -del estudio de diseño multidisciplinar de Johannesburgo, Sudáfrica, Rebel Base Collective-, quien presentó una infraestructura de tratamiento de aguas culturalmente sensible, a orillas del río Ganges, en Varanasi, India.

Los requisitos técnicos se combinan con lugares para reuniones sociales y rituales culturales, en un conjunto de intervenciones arquitectónicas cuidadosamente diseñadas en el umbral entre el río y la tierra.

En su fundamento, el jurado señaló que “el agua siempre ha desempeñado un papel importante en la cultura de la India, tanto como un recurso para las actividades cotidianas como una fuente de valor espiritual. Es en este sentido que el proyecto, ubicado en el borde del río Ganges en Varanasi, imagina una nueva tipología de infraestructura de purificación de agua que trasciende la mera utilidad. La clave de la propuesta no es solo el tratamiento del agua altamente contaminada, sino lo más importante, la creación de un genius loci (espíritu protector de un lugar, en la mitología romana), que une lo sagrado con lo profano”.

El edificio aborda una red de contaminación del agua creando un prototipo que forma un catalizador para limpiar todo el río. Mediante la implementación de una red de infraestructuras de rehabilitación a lo largo del río en todos los afluentes contaminantes, se crea un sistema de infraestructura de 5.000 km de longitud, que se adapta a las diversas condiciones de la ciudad. El santuario se encuentra en la unión del afluente Assi, que lleva los desechos de 500.000 personas al río Ganges en Varanasi. Esta agua se trata en un omniprocesador que convierte las aguas residuales en agua potable. El agua del río se filtra a través de una serie de paredes gabian de carbón y plantas y entra en un arroyo de “agua segura” a lo largo del borde del río. Las instalaciones de investigación científica experimentan, monitorean y prueban las tecnologías de limpieza.

 

Centro escolar- instalación de capacitación vocacional

El tercer premio lo recibieron los arquitectos Andi Subagio, Danna Rasyad Priyatna, y Theodorus Alryano Deotama, de SASO, Yakarta, Indonesia, por el diseño de una escuela que más que un centro educativo es un centro para múltiples actividades comunales y capacitación vocacional, en Ruteng, Isla de Flores, Indonesia.

En su informe, el jurado señala  que, con base en un análisis de lo que los autores llaman ‘las potencialidades de la ciudad’, la propuesta se desarrolla como una exploración de posibles oportunidades futuras traducidas en un conjunto arquitectónico de edificios discretos que pueden evolucionar en el tiempo y según lo requiera la necesidad.

Las estructuras exploran materiales locales y técnicas de ensamblaje, desarrolladas tanto por estudiantes como por profesores para crear un campus que pueda contribuir al sustento económico a largo plazo de la ciudad: un proyecto con una tesis clara y una fuerte convicción de que la arquitectura puede desempeñar un papel en la construcción de la comunidad. La característica más sugestiva del proyecto es la idea prometedora de empoderar a los artesanos locales, a través de programas de educación y formación profesional con un enfoque en la construcción sostenible y la promoción de materiales locales.

La escuela actualmente produce batako/ladrillos de mala calidad. Sin embargo, las personas en la ciudad compran porque no hay mejores opciones disponibles. Con el desarrollo de esta escuela, tanto los arquitectos como los contratistas intentan aumentar la calidad de los batakos. El desarrollo de este edificio fomentará también un mayor uso del bambú como un acto de sensibilización para las personas de los alrededores. Asimismo, con el fin de compartir las habilidades funcionales con la gente de Ruteng, la construcción de la escuela se llevará a cabo con un método participativo abierto.

 

Meta (bio) lismo-Exploración de ecosistemas resilientes

Y el cuarto premio lo obtuvo Tzu-Jung Huang, estudiante de la Feng Chia University en Taiwán, cuya propuesta, más que el diseño de un edificio, se concibe como una plataforma de investigación que explora la relación entre la construcción humana y los ecosistemas naturales en la ciudad de Kaohsiung, en Taiwán. Las existencias y flujos de materiales se abordan en múltiples escalas, desde estudios de materiales locales, como la arcilla, hasta la investigación de conjuntos de construcción para estructuras de techos en la escala de edificios, así como exámenes de patrones urbanos a escala territorial. De fundamental importancia es la búsqueda de propuestas alternativas para el desarrollo inmobiliario actual que, como afirma el autor, “explotar la naturaleza en lugar de trabajar con la naturaleza”.

Ubicada aguas abajo del río Kaoping, la ciudad de Dashu es una importante fuente de caolín, un suelo arcilloso de alta calidad. El suelo de caolín debe su formación principalmente a la erosión del río Kaoping de las rocas erosionadas en los bancos aguas arriba, que se mueven río abajo y finalmente se asentaron en las cercanías de Dashu. Este tipo de suelo es particularmente adecuado para la industria del horno, que ha sido la industria primaria de la ciudad, pero actualmente está en gran declive. Sin embargo, debido a su gran rendimiento en propiedades dieléctricas, el suelo de caolín se ha encontrado recientemente en una variedad de aplicaciones de vanguardia en la industria manufacturera.

Desafortunadamente, el desarrollo de Dashu a lo largo de la historia se ha enfocado demasiado en explotar la naturaleza en lugar de trabajar con la naturaleza, lo que resultó en un desarrollo excesivo que invade las llanuras aluviales y por consiguiente tiene que construir terraplenes para proteger estos desarrollos de las inundaciones del río Kaoping, los cuales son muy problemáticos, no solo porque no son capaces de detener eficazmente la inundación, sino también porque obstruyen la posibilidad de que la gente del lugar pueda explotar el suelo de caolín de manera eficiente y desarrollar una industria sostenible para la ciudad.

En su lugar, Meta (bio) lismo propone una estrategia de reutilización de energía y recursos, así como un sistema de mampostería que las personas pueden adaptar bajo los efectos del clima extremo, al tiempo que crea nuevas oportunidades industriales para Dashu. El dispositivo de paisaje performativo en la propuesta no solo redirigirá las aguas de inundación, previniendo inundaciones catastróficas, sino que también permitirá que la extracción del suelo de caolín sea más eficiente y sostenible. Mediante esta  intervención el ecosistema será restaurado a un equilibrio sostenible en el tiempo, y la gente en Dashu redescubrirá su relación con la naturaleza: una que sea a la vez armoniosa y próspera.

 

Fuente

www.lafargeholcim-foundation.org

 

RAW convirtió “espadas en arados” y ganó el Building Better Recognition

Robust Architecture Workshop diseñó el Colectivo de posguerra y Biblioteca comunitaria de recuperación social en Sri Lanka, culminado en el 2015. El catálogo de la Bienal de Arquitectura de Venecia 2016 destacaba que “es un caso ejemplar que demuestra que la mejor manera de hacer el bien es comenzar haciendo un buen edificio”.

 

Más de la mitad de los proyectos ganadores se han construido o están programados para completarse pronto. Por lo tanto, los premios LafargeHolcim no tratan de “castillos en el aire”, sino de medidas tangibles que promueven la ciencia de la construcción. Este aspecto del cambio tangible se ve subrayado por un premio otorgado por primera vez en 2017: el LafargeHolcim Building Better Recognition que se otorga a un proyecto ganador de un ciclo de competencia anterior, uno que se ha realizado y que ha superado la prueba del tiempo como un ejemplo particularmente exitoso de construcción sostenible.

Y en la región Asia Pacifico, el logro fue para el Colectivo de posguerra en Sri Lanka-Biblioteca comunitaria y recuperación social del estudio Robust Architecture Workshop (RAW), en Colombo, Sri Lanka, del arquitecto Milinda Pathiraja y la arquitecta Ganga Ratnayake.

Su diseño para una Biblioteca comunitaria en Ambepussa, construido con el apoyo de ex personal del ejército involucrado en la guerra civil de la nación, muestra que “convertir espadas en arados” puede realizarse incluso hoy en día. El proyecto recibió el premio regional LafargeHolcim Awards Bronze para Asia Pacífico en el 2014 y el Global LafargeHolcim Awards Silver en el 2015 (Mandu’a 07.15/Nº 387), cuya ceremonia de entrega del galardón, en septiembre,  se realizó en la Biblioteca, concluida ese mismo año, siendo la primera vez en la historia de la competencia que el premio se entregó en el sitio del proyecto ganador.

Pathiraja y Ratnayake crearon un programa para construir escuelas y utilizaron el proyecto y la construcción de una Biblioteca comunitaria en la Ambepussa rural como parte del proceso educativo. El propósito era la reintegración de ex soldados en la comunidad de Sri Lanka, después de la guerra, para lo cual les han enseñado a desarrollar técnicas y habilidades a través de su proceso de construcción. Esto contribuyó también a mejorar la calidad de la construcción en el país.

Los trabajadores calificados son esenciales para los arquitectos y la adquisición de habilidades también es necesaria para aquellos que aspiran a tener una carrera en la industria de la construcción. “Los arquitectos tienen la responsabilidad no solo de la profesión y el cliente, sino también de la sociedad; nuestro objetivo es unir estas dimensiones en nuestro trabajo”, expresaba.

Más allá de la impresionante dimensión social del proyecto, pudieron ir aún más lejos al construir un edificio de calidad arquitectónica bastante notable: una inserción inteligente en su contexto. Una comprensión cuidadosa de la topografía inclinada, una articulación de los volúmenes para integrar el paisaje circundante y los exuberantes árboles de la selva, el uso de materiales fuertes para proporcionar masa térmica y más ligeros para permitir la ventilación cruzada, y un elegante lenguaje arquitectónico son todas operaciones que no deben darse por sentadas cuando se trabaja bajo circunstancias tan especiales.

La masa de construcción de una sola planta se extiende por el paisaje, descansando en el suelo a través de paredes de tierra apisonada y flotando sobre las rocas a través de zancos de hierro galvanizado. El edificio se envuelve informalmente en un patio interno, que también es una extensión del paisaje externo. Su ubicación en el sitio acomoda todos los árboles existentes, sigue la escala de los edificios adyacentes y reconoce la vida natural de la configuración física.

Actualmente, la Biblioteca es una fuente de conocimiento para veteranos y la comunidad local. Los métodos de construcción fueron seleccionados específicamente para ayudar a los miembros de transición del ejército a la vida civil.

En el 2016, el Colectivo de posguerra y Biblioteca de la comunidad se expuso en el pabellón central de la 15ª Exposición Internacional de Arquitectura, “Reporting from the Front”,  como parte de la Bienal de Arquitectura de Venecia 2016 y comisariada por el miembro de la Junta de la Fundación LafargeHolcim, Alejandro Aravena. Y ganó el Terra Award de ese año en la categoría Instalaciones públicas culturales. El galardón se inició bajo los auspicios de la cátedra Unesco “Arquitectura de tierra, culturas de la construcción y desarrollo sostenible” como el primer premio internacional de arquitectura contemporánea de tierra.

 

Fuente

www.lafargeholcim-foundation.org